Para lavar las mascarillas recomendamos el lavado a mano con jabón y aclarar con abundante agua.

Para una desinfección efectiva recomendamos utilizar cualquiera de los productos virucidas autorizados por el Ministerio de Sanidad para uso ambiental (PT2), que han pasado la Norma 14476 de actividad virucida y que se encuentran registrados para uso por el público en general.

Tambien es efectiva la desinfección sumergiendo las mascarillas en una dilución de lejía 1:50 (20 ml de lejía, 980 ml de agua) con agua tibia durante 30 minutos. Posteriormente, se deben lavar con agua y jabón y aclarar bien para eliminar cualquier resto de lejía y dejar secar. Aunque efectivo, el uso continuado de la lejía puede disminuir las propiedades hidrófugas del material.

  

  

El frotado agresivo y el lavado a máquina deteriorará la impresión.